Where to buy

STORES

Nuestra historia

El agua ha sido mi vida desde mis primeros años. El agua es mi elemento, mi pasión. El agua ha sido mi trabajo durante muchos años.

Me mudé a Ibiza en 2015 como un cambio deliberado de mi anterior vida sin parar de trabajar.

Me enamoré de las hermosas y profundas aguas del Mediterráneo, así que empecé a nadar en aguas abiertas todos los días y en cualquier condición durante todo el año.

La isla se llena de gente en verano y un día que estaba terminando de nadar y pasando por un punto, recuerdo claramente el olor a químico repugnante.

Para ser sincero, sentado en la playa con mi familia, nunca pensé en cómo los productos químicos de los protectores solares podían afectar a la calidad del agua.

Conocí los protectores solares naturales gracias a mi mujer. Ella es australiana y creció en un país con mucha más conciencia sobre los problemas de la piel.

Un día, un amigo mío vino a verme con la idea de crear un protector solar natural, abracé el proyecto de Sol de Ibiza de inmediato y a través de algunas investigaciones básicas me di cuenta rápidamente de cómo los productos libres de químicos serían beneficiosos no sólo para la piel sino también para el mar en el que me gusta nadar.

Para hacerlo realidad el primer paso fue la selección de los ingredientes, nos abastecimos de Aloe Vera local del centro ecológico de Ibiza Casita Verde y encontramos un laboratorio que estaba dispuesto a trabajar con nosotros para crear nuestra visión.

Un protector solar hecho sólo con ingredientes naturales, que es bueno para los niños, los adultos y el medio ambiente.

Lo que definitivamente no queríamos, era producir otra pieza de plástico que pudiera encontrar su camino en el mar, por eso Sol de Ibiza es completamente libre de plástico.

Alessandro Mancini

Cofundador